Otro de los servicios que se decidió mancomunar fue el de Lazareto de animales para toda la comarca, incluyéndose en el mismo todos los Municipios que forman la Mancomunidad excepto, Tulebras y Barillas.

La gestión del mismo se lleva desde la Mancomunidad desde el año 91. Durante los primeros años el servicio se realizó directamente con personal propio y en las instalaciones que tenía para este servicio el Ayuntamiento de Tudela, único Municipio que disponía del mismo antes de ser mancomunado.

En el año 95 se sacó a concurso la realización del servicio pasándose a realizarse este por contrata en lugar de directamente. La primera contrata duró hasta diciembre el 99, mes en que se volvió a adjudicar una nueva contrata siendo en esta ocasión la adjudicataria de la misma la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Tudela.

A mediados del año 99 se finalizó la construcción de unas nuevas instalaciones para el Lazareto en el vertedero de "El Culebrete" junto al resto de instalaciones de tratamiento de residuos, ya que las que nos había cedido el Ayuntamiento de Tudela se habían quedado pequeñas dada la gran cantidad de perros recogidos.

Las nuevas instalaciones cuentan con 24 jaulas, sala de autopsias, vestuarios, baños y oficinas, así como de suministro de agua corriente y luz eléctrica y teléfono.

El servicio esta estructurado de forma tal que parte del tiempo se dedica a realizar rutas de vigilancia por todos los Municipios integrados en el mismo, parte a atender llamadas de recogida de animales y parte a la atención al público en las instalaciones.

En concreto el horario de atención al público es de 13 a 15 horas de lunes a viernes y de 11 a 12 horas los sábados.

Las tasas por retirada o entrega de perros, así como otras disposiciones legales se encuentran reflejadas en la Ordenanza Fiscal del servicio y las obligaciones de los propietarios de perros en la Ordenanza Reguladora del mismo.

Las entradas de perros en el lazareto pueden ser de dos tipos, bien por captura de perros sueltos vagabundos en los distintos Municipios o bien por entrega de los animales en las instalaciones por parte de los propietarios.

Los animales que entran en el lazareto deben ser mantenidos, según establece la Ley Foral 7/1994, de 31 de Mayo, de protección de animales, durante 10 días si tienen dueño, lo cual se sabe leyendo el Microchip que llevan instalado, o 8 días si son vagabundos, una vez transcurrido ese periodo pueden ser sacrificados por los servicios veterinarios del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra, por supuesto sin que exista ningún sufrimiento para el animal, los cuales realizan a la vez un seguimiento de posibles enfermedades.

La realidad es que ningún perro es sacrificado antes de, al menos, 15 días desde su entrada, periodo que se ve aumentado si el animal tiene posibilidades de ser retirado del lazareto por algún particular, el cual es el otro destino, mucho más deseado, que pueden tener estos animales.

Los perros pueden ser retirados por sus dueños, en caso de que lo tengan y quieran retirarlo, o por cualquier otra persona que lo desee.

Ningún perro puede ser retirado del Lazareto sin ser convenientemente vacunado e identificado mediante un Microchip, según establece la Orden Foral de 19 de Septiembre de 1994, sobre vacunación.

Get Flash to see this player.